jueves, 22 de enero de 2009


Como las estrellas
eras para mí,
nocturna y brillo.



1 comentario:

Fluir dijo...

Me gusta lo que escribís
y lo mejor de todo para vos es que a un otro lector le gusta lo que hacés y no quién sos, eso es muy bueno para un/una poeta.
Viste que ya no hay anónimos en la literatura.