sábado, 31 de enero de 2009

Con afán de niño
voy maizal adentro.
Laberinto criollo.

3 comentarios:

Adrian Orellano dijo...

me lo imagino, que hermosa sensación de estar perdido, en un lugar donde todo lo que hay son altas platas de maiz y un cielo muy azul. Esos pasillitos infinitos, buscando a alguien tal vez, que se escapa, se esconde. ese niño que ya no está.
sin duda este es el laberinto más criollo. me saco el sombrero por duracell, este es un haiku grande.

Martín Pucheta dijo...

muy lindo. este haiku es una pila para un conejo eterno!!

Fluir dijo...

yo tengo que decir que este haiku es hermoso