viernes, 31 de octubre de 2008





la lluvia borró

de mi mano
la palabra lluvia




7 comentarios:

Adrian Orellano dijo...

Bienvenida mimo.
La lluvia (bella) borra muchas ilusiones, sobretodo las palabras, frágiles frascos. Creemos que entendemos por nombrarlas. Y son tan frágiles que un relámpago, un rugir de tigre o el agua las desarma y las destruye. Y uno miedoso se resguarda: no se puede pensar sin palabras, sin embargo entre pensamiento y pensamiento, está el mundo entero.

Anónimo dijo...

Ay, las palabras. Que nos atan, que nos esclavizan, que nos envuelven. Pero... qué haríamos sin ellas?

frAnco dijo...

Me encantó.

Para los que escribimos sería bueno que el sistema fuera el inverso... borrar cosas con palabras.

Pio dijo...

Me encantó.

La MaGa dijo...

Es increible la magia de las palabras... Y lo mágico y lo que cada uno puede significar de cada una de ellas....
Así como es increible el silencio, que dice tanto sin nombrar.....

María dijo...

Bello, simple y claro: todo un haiku.

Martín Pucheta dijo...

a mi también me amima