viernes, 31 de octubre de 2008

oficina

entre todos
soy un hueco redondo
triste niño sol

3 comentarios:

frAnco dijo...

Este se me había pasado por alto.
Eso es para mí poesía, Adrián. El sol, que naturalmente rompe las pelotas, se convierte acá en un hueco redondo entre todos, en un niño triste que escribe haikus.
Se le deben prender fuego también.
Muy bonito. Muy bonito.

María dijo...

Me bustó mucho.
(así, con ve, porque estoy cansada y retrocedo en edad)
Mucho mucho mucho.

Adrian Orellano dijo...

muchas gracias! si no fuera tan moreno me pondría colorado.